Periodista

Afganist√°n: el peligro de ser mujer

Carmen Sarmiento en Afganistan

Durante estos √ļltimos d√≠as y desde que los talibanes entraron en Kabul mucho se ha escrito y dicho sobre la situaci√≥n de Afganist√°n. Algunas cosas muy bien dichas y con la autoridad de quienes han estado en el terreno y conocen de primera mano el pa√≠s y la vida de sus gentes. Sin menospreciar ninguno de los trabajos de mis colegas, quiero se√Īalar aqu√≠ dos de ellos en diferentes medios:

Primero el documental realizado por mi compa√Īera de TVE, Pilar Requena para el programa En Portada: ‚ÄúAfganistan, m√°s all√° del burka‚ÄĚ. Cuenta la vida del pa√≠s a trav√©s de distintas mujeres entrevistadas. Y acaba Pilar en la introducci√≥n que hace en la web de RTVE: ‚ÄúTodas las mujeres con las que hemos hablado, desde la analfabeta hasta la licenciada universitaria, desde la pobre a la pudiente, han dejado claro que no quieren que vuelvan los talibanes y que no van a permitir que sus derechos sean moneda de cambio en unas futuras negociaciones con los insurgentes. Tienen claro que no quieren volver a la prisi√≥n del burka, que s√≥lo deja ver el mundo a trav√©s de una rejilla. Quieren ver el mundo sin barrotes ni rejillas. Y est√°n dispuestas a luchar para conseguirlo‚ÄĚ.

Este programa fue realizado en el a√Īo 2006 y vuelto a emitir en TVE el pasado 8 de junio por seguir de rabiosa actualidad y por intuir, como muchas de las personas que conocen el pa√≠s, lo que pod√≠a pasar en un futuro pr√≥ximo y de lo que, por desgracia, estamos siendo testigos en estos d√≠as.

El segundo de los trabajos que quiero resaltar corresponde a un diario digital: elDiario.es y est√° escrito por Olga Rodr√≠guez, ‚ÄúEl cinismo ante Afganist√°n‚ÄĚ. Olga conoce bien Afganist√°n, su historia y sus complejidades y esto lo recoge en este esplendido art√≠culo que les recomiendo para entender mejor lo realidad actual. Quiero centrarme en una de las afirmaciones que hace Olga. ‚ÄúEn 2019, dieciocho a√Īos despu√©s de la invasi√≥n y ocupaci√≥n estadounidense de Afganist√°n, justificada por muchos porque iba a ¬ęliberar a las mujeres¬Ľ, Estados Unidos inici√≥ una negociaci√≥n con los talibanes, excluyendo la presencia de mujeres en las reuniones y sin poner encima de la mesa la necesidad de luchar contra la violencia machista a trav√©s de medidas legislativas.

En ese momento diputadas y activistas afganas exigieron participar, pero Washington las mantuvo fuera en los primeros encuentros. ¬ęEst√°n negociando a puerta cerrada, sin transparencia, los talibanes quieren aplicar la sharia, estamos muy preocupadas¬Ľ,‚Ķ.El cambio de Gobierno en Washington no ha significado una modificaci√≥n en los planes. El presidente Joe Biden apost√≥ por proseguir con lo trazado por el Gobierno de Trump: negociaci√≥n con los talibanes y retirada de tropas‚ÄĚ.

Al leer esto pens√© en esas mujeres a las que Pilar entrevist√≥ y de las que entonces, en 2006, dec√≠a ‚Äúno van a permitir que sus derechos sean moneda de cambio en unas futuras negociaciones con los insurgentes‚ÄĚ y estaban dispuestas a luchar por no volver a ver el mundo tamizado a trav√©s de burka.

‚ÄúEllas son, sin duda, en medio de la desesperanza de la violencia y el sufrimiento, la esperanza de Afganist√°n‚ÄĚ dec√≠a Pilar en la entradilla de su programa. Hoy viendo los sucesos, las im√°genes y los relatos de quienes a√ļn est√°n en Afganist√°n, una profunda pena, dolor y rabia me invaden.

Pienso en el programa que realic√© hace ya 35 a√Īos y que recog√≠ en mi primera serie de ‚ÄúLos Marginados‚ÄĚ: ‚ÄúRefugiados afganos y guatemaltecos‚ÄĚ. Ahora lo he vuelto a visionar y me parece premonitorio. Las mujeres ten√≠an un estricto sometimiento a los hombres. Hac√≠an la vida hacia el interior en las casas. Los hombres gestionaban los recursos y eran los que iban al mercado‚Ķ Este programa principalmente realizado con refugiados afganos nos muestra una vida miserable donde apenas tienen que comer, usan queroseno y se mueven con mulos‚Ķ. Todo esto seguro que ha evolucionado, sin embargo, lo que no ha evolucionado ha sido la vida de las mujeres, el sometimiento y la invisibilidad a la que son condenadas.

En estos √ļltimos a√Īos hab√≠an conseguido algunos logros que con toda seguridad van a perderse. No podemos dejarlas solas. No se trata s√≥lo de acoger a quienes pueden y tienen la suerte de salir del pa√≠s. La mayor√≠a se van a quedar all√≠ y volver√°n a vivir como mercanc√≠a que pasa de mano en mano de los hombres, sin ning√ļn poder de decisi√≥n: el padre buscar√° al marido y el marido decidir√° sobre su vida.

Entonces, hace 35 a√Īos, terminaba el documental diciendo que ‚Äúdurante siglos el pueblo afgano se ha significado por su lucha encarnizada contra los invasores‚Ķ Est√°n dispuestos no s√≥lo a luchar sino a morir por Al√°‚ÄĚ.

Hoy estamos en un mundo global, interrelacionado‚Ķ Nos deber√≠amos preguntar como se financian y qui√©n surte de armas a los talibanes. En aquel momento tuve en mi mano una pistola Star Echevarria fabricada en Eibar, Espa√Īa. Deber√≠amos exigir a nuestro pa√≠s, a Europa no reconocer ni negociar con los talibanes si no respetan los derechos humanos, sino respetan las vidas de las mujeres.

Posiblemente todo cambie para que todo siga igual: las mujeres seguir√°n viviendo en las c√°rceles del burka y de sus casas, viendo el mundo que ellos, los hombres, les van a dejar ver, para ellas un mundo de dolor y confinamiento.  Las grandes multinacionales y corporaciones militaristas seguir√°n engrosando sus arcas con el negocio de la guerra, seguir√°n negociando con el dolor, el sufrimiento y la muerte de muchas personas y esto lo har√°n lejos de Afganist√°n, en cualquier despacho de cualquier rinc√≥n del planeta donde se encuentre una de las grandes potencias.

Pobreza, dolor y muerte para las mismas de siempre.

Carmen Sarmiento

Para saber m√°s del tema:

5 comentarios en “Afganist√°n: el peligro de ser mujer

  1. El trabajo impecable, la visi√≥n real del asunto es la genuina. ¬ŅQuien alimenta a los talibanes?
    Posiblemente esa sea la madre del cordero.
    Las mujeres les importan nada y tampoco muchísimas tienen ánimo para rebelarse.
    Que hacer? Pregunta del millón
    Yo desde luego y desde siempre la Rebeld√≠a pero…

    1. Triste y desconocido mundo. S√≥lo el valor del dinero sobresale en la superficie . Bravo por Carmen Sarmiento y por todas las personas l√ļcidas y humanas.

  2. Se me ocurre una locura : Y si todas las afganas dejaran a los talibanes solos all√≠, ¬Ņno se extinguir√≠an? Entonces se dar√≠an cuenta, de lo fundamental que es la figura femenina en la vida.

  3. El Fons Menorqui de Cooperacio ha solicitado este martes a la comunidad internacional y al Gobierno ¬ęacciones valientes¬Ľ, con el objetivo de garantizar una salida segura de Afganistan de todas las personas que se encuentren en situacion de peligro. La entidad ha demandado en una comunicacion interna la necesidad de evacuar, proporcionar visados y plazas de reubicacion ¬ęa todas las victimas de la barbarie taliban¬Ľ. Ademas, abogan por el derecho a una acogida digna, especialmente a las mujeres y menores en situacion de vulnerabilidad y riesgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *